Búsqueda en los contenidos de la web

Darse alta y baja en el boletín electrónico

 
 
VACIERO

Cómo maximizar el valor de nuestra compañía

Ludivina Martínez Quintana
Senior Manager Vaciero Corporate

2015 ha sido un año de record en la actividad de fusiones y adquisiciones (M&A, por sus siglas en inglés) y la previsión es que continúe en los próximos años.

Según datos de Bloomberg, el número de operaciones de M&A en España aumentó un 28,3% durante 2015, con un total de 585, y el volumen de inversión en nuestro país por parte de inversores extranjeros y nacionales se incrementó un 19,8% respecto al año anterior, situándose en 88.200 millones de euros.

En relación con la inversión extranjera podríamos destacar que Estados Unidos es el país que más transacciones ha llevado a cabo en España, seguido de Reino Unido, Francia y Alemania.

La previsión para este año que comienza es que la actividad de M&A siga creciendo, siempre y cuando se mantenga un escenario de estabilidad institucional y no surjan amenazas a la tendencia de recuperación económica. Las tendencias apuntan a un mayor valor medio de las transacciones, un crecimiento de las operaciones transfronterizas y un aumento de la creación de alianzas estratégicas entre empresas. Asimismo, muchos fondos de capital llevan años sin invertir y están obligados a realizar operaciones.  Por sectores ninguno se quedará fuera del apetito inversor, desde el industrial en un sentido amplio al gran consumo.

La depreciación del euro, el descenso del precio del petróleo, el incremento del indicador de confianza del consumidor, el progresivo descenso del desempleo y el entorno actual con tipos de interés en mínimos generan un clima de confianza para los inversores españoles y extranjeros, que son cada vez más conscientes de las oportunidades de negocio que están surgiendo en nuestro país.

Si esto es así, puede que un día nos “piquen a la puerta” y nos digan que quieren comprar nuestra empresa ofreciéndonos una suma de dinero. Y la pregunta que nos haríamos sería ¿me pagan lo que realmente vale mi empresa?

Para que no nos surjan dudas y estemos en condiciones de negociar y abordar un proceso de venta con éxito, debemos preparar la empresa para la venta comenzando por maximizar el valor de la compañía.

Esto significa potenciar aquellos aspectos de la empresa que generan valor y por los que un inversor estaría dispuesto a pagar.

Optimización de la cuenta de resultados

Lo primero que hará un inversor es mirar nuestra cuenta de resultados y comprobar si es razonable nuestro volumen de negocio en relación al beneficio generado en términos de EBITDA (beneficio antes de amortizaciones, intereses e impuestos) y margen de beneficios sobre ventas, y en un segundo plano mirarán el beneficio neto (o resultado del ejercicio).

Los negocios se valoran por su capacidad de generación de flujos de caja y el protagonista es el EBITDA, que representa el beneficio que es capaz de generar tu negocio con independencia de cuál sea la política de la empresa en aplicar dotaciones o la forma en que esté financiada, con estructuras más o menos endeudadas, que pueden hacer variar los resultados de una empresa a otra aun desarrollando la misma actividad. Es decir es un indicador relativamente limpio y comparable entre empresas, y del que va a depender en gran parte el valor de nuestra compañía. De hecho, muchos estaréis de escuchar “esta empresa se ha vendido y han pagado x veces el EBITDA”.

Por ello, debemos conseguir aflorar el mayor EBITDA posible de nuestras ventas. ¿Y cómo lo hacemos?  Comenzando por analizar nuestra actividad económica.

Este análisis consiste en realizar una revisión crítica de nuestra cuenta de resultados, analizando de forma pormenorizada los distintos costes de la empresa, asignarlos conforme a criterios razonables a los productos y clientes que originan las ventas, de forma que se pueda analizar la rentabilidad de cada uno, y su contribución a la generación de beneficios.

Este tipo de análisis es fundamental para el establecimiento de tarifas, para la toma de decisiones en relación con el fortalecimiento o abandono de ciertas líneas de productos, negociar condiciones con clientes y proveedores, así como identificar posibles vías de ahorros por modificaciones en el proceso productivo o renegociaciones de condiciones de contratos de suministro, etc.

La implementación de estas medidas contribuirán a optimizar nuestra cuenta de resultados y, por consiguiente, el valor de nuestra empresa.

Vías de mejora del Balance de Situación

Otros aspectos que nos analizan los inversores y que intervienen en la generación de flujos de caja del negocio y, por lo tanto,  en el valor de la compañía son:

a) Inversiones en activos fijos (Capex)

Un inversor interesado también analizará la composición de nuestros activos y su antigüedad, las inversiones realizadas en los últimos años, las marcas comerciales, si hay activos ociosos no afectos a la actividad y qué parte de los resultados corresponden a estos activos, nuestro proceso productivo, etc. Es fundamental ajustar estas inversiones a las estrictamente necesarias para mantener nuestro nivel de actividad: no nos pagan más porque hagamos más inversiones de las necesarias (cuanto mayor sean nuestras inversiones, menor será el flujo de caja libre generado), pero tampoco nos valorarán bien si como mínimo no hacemos las inversiones de reposición necesarias para mantener la actividad.

B) Mejorar el capital circulante o fondo de maniobra

Los flujos de caja dependen no sólo de los beneficios generados sino también del capital circulante. Reducir la necesidad de capital circulante aumentará la generación de flujos de caja, y así el valor de la empresa.

Se trata de optimizar la necesidad de capital circulante, reduciendo las existencias, mejorando el período de cobro y aplazando los pagos de manera recurrente eso sí, sin dañar la rentabilidad de la empresa, sin generar rotura de inventarios, sin estrangular a los proveedores, ni empeorar la relación con los principales clientes

c) Optimizar la estructura financiera

El valor no sólo se puede crear a través de la realización de proyectos de inversión, sino también a través de la selección de aquellas fuentes de financiación adecuadas cuyo resultado sea una estructura financiera óptima que minimice el coste de capital y, en consecuencia, maximice el valor de la empresa.

En este sentido, es fundamental conocer las fuentes de financiación disponibles de la empresa, los criterios a tener en cuenta en su elección, el cálculo de su coste efectivo y su impacto sobre el valor de la empresa.

Plan de acción y seguimiento

De este análisis saldrán una serie de medidas a implementar: negociar condiciones con determinados clientes, proveedores y acreedores de servicios (antes de iniciar conversaciones es importante revisar los contratos, verificando plazos de preaviso en caso de rescindir el contrato para no incurrir en penalizaciones, si existen cláusulas de indemnizaciones por corte de suministro,…), analizar los peores productos de nuestra cartera para tratar de rentabilizarlos o decidir abandonarlos, revisar tarifas,…

Es importante diseñar un plan de acción, asignando a cada medida responsables y calendario de ejecución. Es la forma de asegurar que se implementan las medidas.

Por último, es fundamental hacer un seguimiento de la cuenta de resultados y de la situación financiera de la empresa, comprobando que las medidas tienen su efecto en el EBITDA y en la generación de flujos de caja y, por consiguiente, su repercusión en el valor de la empresa.

En definitiva, preparar la empresa para maximizar su valor en la venta requiere de tiempo, pero pensar que la empresa solo se vende una vez y que el tiempo dedicado a analizar vuestra actividad y comprobar que se está haciendo bien las cosas es tiempo bien invertido si se quiere estar preparado para vender en la mejor posición posible.

 << 

MADRID

C/ Claudio Coello, 91, 3ªplanta
28006 Madrid
T. 915 76 58 67
F. 914 26 83 27
correo_arroba_vaciero.es
Cómo llegar

OVIEDO

C/ Caso, 3 (Montecerrao)
33006 Oviedo
T. 985 96 31 83
F. 985 96 37 03
correo_arroba_vaciero.es
Cómo llegar

MADRID

C/ Príncipe de Vergara, 12, 3ºB - 28001 Madrid
T. 915 76 58 67 - F. 914 26 83 27 · Cómo llegar

OVIEDO

C/ Caso, 3 (Monte Cerrao) - 33006 Oviedo
T. 985 96 31 83 - F. 985 96 37 03 · Cómo llegar