Búsqueda en los contenidos de la web

Darse alta y baja en el boletín electrónico

 
 
VACIERO

NOTICIA. Cómo planificar con éxito la sucesión de un despacho

Cómo planificar con éxito la sucesión en un despacho

Diseñar con tiempo un plan de sucesión es clave para que el cierre no sea el final del trabajo de toda una vida. En la hoja de ruta hay que detallar no sólo los hitos del proceso, sino los recursos destinados.

"No hay mejor cura contra la vanidad que vivir el éxito de tus sucesores". Estas palabras formaron parte del discurso de Emilio Cuatrecasas, presidente de honor de Cuatrecasas, en el acto conmemorativo del centenario de la firma en el que repasó las distintas fases del bufete ahora dirigido por Rafael Fontana en sus 100 años de historia.

Montar un despacho y hacerlo crecer no es fácil. La gestión diaria y los asuntos de los clientes llenan las horas de un socio director que, en ocasiones, deja para la jubilación el momento de pensar en cómo continuará abierta esa firma a la que tanto trabajo ha dedicado. Y es que casi la mitad de los abogados ejercientes en España son autónomos y no tienen personal a su cargo, por lo que cerrar el negocio parece la única vía, si no se han estudiado antes las diferentes opciones y se ha preparado un plan de sucesión.

María Jesús González-Espejo, socia directora de la consultora Emprendelaw y cofundadora del Instituto de Innovación Legal, insiste en que "los despachos deben planificar con antelación suficiente su sucesión" y, antes de tomar una decisión sobre el futuro de la firma, aconseja reunirse con despachos amigos que ya hayan vivido procesos similares, apoyarse en personal especializado y trabajar internamente para desarrollar el plan de sucesión.

Alternativas al cierre

Ya sea para que la firma no desaparezca o para asegurarse un extra de ingresos para la jubilación, diseñar una sucesión planificada es una cuestión importante para que ese proceso sea un éxito. Cuando no se tiene en cuenta a tiempo, "la organización no está preparada y, cuando el cambio se produce, porque ya es inevitable hay, en ocasiones, resistencias por la falta de información y de comunicación, por factores culturales, por miedo a la pérdida del estatus o por temor a que la operación fracase", alerta González-Espejo, quien continúa que "la sucesión debe enfocarse como un proceso, es decir, algo que dura en el tiempo y que exige la existencia de un plan con hitos claros, de unos responsables y de unos recursos dedicados".

De la misma opinión es Begoña Fernández Vaciero, socia de Vaciero, que manifiesta que "organizar la sucesión con tiempo facilita que el empresario pueda tutelar el proceso, apoyar a los sucesores y corregir aspectos si se evidencia que no funcionan como se esperaba".

Aunque no hay una única fórmula de éxito, una de las opciones más habituales es la de nombrar sucesor a uno o más miembros del equipo que ha trabajado históricamente en el despacho. Estas personas conocen la filosofía de la firma y han demostrado su capacidad en el trabajo diario.

Otra opción cada vez más habitual es la de contratar a una persona con capacidad de gestión, que en el futuro asuma la titularidad, así como la venta completa del despacho.

Por encima de estas alternativas y debido a la cada vez mayor exigencia de bufetes más fuertes, la fusión o absorción del despacho por otro ha cobrado especial fuerza. Se trata de una vía para continuar el negocio.

Sin embargo, dejar a un familiar la dirección del bufete continúa siendo una de las fórmulas favoritas. No obstante, esto no asegura la continuidad si la persona elegida no es la adecuada y si no se tienen en cuenta ciertas variables a la hora de hacer el cambio. En este sentido, la socia de Vaciero Abogados explica que "en una sucesión se plantean temas de negocio y estrategia empresarial, de comportamiento de las personas, jurídicos, fiscales, etcétera". Y es que "es fundamental analizar y considerar sus capacidades, conocimientos, actitud, motivación, ya que no todas las personas valen para ser líderes, ni todas quieren serlo", concluye la abogada.

Las claves de la hoja de ruta para un bufete

1. Diseño del plan. Uno de los puntos clave para que la sucesión en un despacho de abogados tenga éxito es el diseño e implementación de un plan. Esta hoja de ruta tiene que detallar todos los pasos del proceso, marcar un calendario y, si fuera necesario, incluir el presupuesto para llevarlo a cabo, así como las estrategias para ejecutarlo de forma adecuada.

2. Elección del candidato. Una sucesión no tendría éxito si la persona escogida no es apta para desarrollar ese puesto y asegurarla supervivencia del bufete. Según María Jesús González-Espejo, socia directora de la consultora Emprendelaw y cofundadora del Instituto de Innovación Legal, "esta persona tiene que acumular una experiencia válida, tanto desde la visión externa de la gestión del negocio como asumiendo progresivamente galones". Además, el heredero deberá demostrar su valía con resultados positivos. Si es necesario tendrá que recibir la formación adecuada, tanto por la vía interna del despacho como por la externa (cursos, conferencias, etcétera).

3. Plan de comunicación. La comunicación de cómo se va a desarrollar el cambio y de las funciones de cada uno, tanto las temporales como las definitivas, es muy importante. Hay que trabajar tanto la comunicación interna con los trabajadores como la externa con proveedores y clientes.

 << 

MADRID

C/ Príncipe de Vergara, 12, 3ºB
28001 Madrid
T. 915 76 58 67
F. 914 26 83 27
correo_arroba_vaciero.es
Cómo llegar

OVIEDO

C/ Caso, 3 (Montecerrao)
33006 Oviedo
T. 985 96 31 83
F. 985 96 37 03
correo_arroba_vaciero.es
Cómo llegar

MADRID

C/ Príncipe de Vergara, 12, 3ºB - 28001 Madrid
T. 915 76 58 67 - F. 914 26 83 27 · Cómo llegar

OVIEDO

C/ Caso, 3 (Monte Cerrao) - 33006 Oviedo
T. 985 96 31 83 - F. 985 96 37 03 · Cómo llegar